Esto también pasará

Estándar

y1c404434e25b4f06dc1f01f018803e90

Mi alma se encuentra en pausa. Son tres semanas ya de un vacío y dolor el que siento.

Papá me comentó el lunes que tenía tiempo que no escribía. Esa misma noche, reflexionando en mi habitación, me pregunté a mí mismo: ¿y qué puedo escribir en un tiempo tan difícil y triste por el que estamos pasando, con esta crisis mundial en la que muchos vamos caminando a ciegas y por nuestro propio rumbo?

Se viven tiempos de tanta injusticia, egoísmo, intolerancia y desamor…

Es triste el ver cómo caemos en la soberbia y pensamos que somos buenos porque somos seguidores de una religión, o de un líder.

Creemos que tenemos la autoridad moral de señalar y decir a los demás tú sí vives según los designios de Dios, y tú eres solo un pecador y te estás condenando.

Sentimos que Dios nos envió a la tierra para realizar el trabajo que le corresponde solo a él.

Lo utilizamos y usamos versículos de la biblia aprendidos solo de memoria, pero que no nacen del corazón.

Nos dedicamos a demostrar que tenemos la razón, olvidándonos de lo más importante: el amor y reconocimiento a Dios, y el respeto hacia los demás. Eso es lo que me dará y traerá la felicidad y la paz.

Existe una persecución injusta y aberrante hacia aquellos  que tienen una orientación sexual diferente. Sin importarles que su intolerancia cada día cobre más vidas. Después serán de los primeros que mandarán sus condolencias por este medio, Facebook, cuando en vida les dieron la espalda.

Culpamos a los gobernantes cuando a nosotros mismos nos falta la solidaridad, el respeto y la empatía.

Nos empujamos unos a otros sin darnos cuenta de que es más fácil y más lindo estirar el brazo, dar la mano y tirar para arriba, animando a quien está a punto de caer. Incluso nosotros, si nos diéramos el tiempo, podríamos ser quienes salváramos una vida.

No dejo de agradecerle a mi madre el que posea un corazón inflado, libre de nudos o telarañas, y que, a pesar de lo que le ha tocado en la vida, me ha enseñado con su ejemplo a saber perdonar, y a guardar a las personas en mi corazón, no importando que camino siguieron. Pero, sobre todo, me ha enseñado el respeto para todos, incluidos los que nos han hecho mal.

Ustedes, quizás piensen al leerla que solo es desjuiciadita por las cosas chuscas que comparte, pero la realidad es que lo que mejor comparte es su amor para todo aquel que lo esté necesitando.

Dios, han sido para mí tres semanas muy tristes, pero te doy gracias por mi Ellie que siempre, aunque este ocupada, cansada o molesta, busca y me regala motivos para sonreír.

Hoy más que nunca deseo que, como decía la abuela Upe, esto también pase, y seguro que así será.

Esto también pasará.

3 comentarios en “Esto también pasará

  1. claudia

    Espero que con el paso de las semanas y para el dia que leas esto, tu animo este mas inflado 😀 tu abuela tiene razon. Siempre acaba por pasar. Que bueno que volviste a escribir 😀

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s